El Papa o Sumo Sacerdote » Tarot

El Papa del Tarot lo sabe todo sobre el cinco, pues, igual que este número se sitúa en medio de la década conectando unas y otras cifras, él también se halla entre el Uno y el Todo, siendo un intermediario, un hacedor de puentes, un pontífice entre mundos diversos.

Esta imagen es la primera del Tarot en la que el protagonista central, el arquetipo en sí mismo, está acompañado de otros seres humanos. A sus pies, posiblemente arrodillados aunque sus túnicas no dejen entrever con exactitud la postura que adoptan, dos o quizá tres figuras mucho más pequeñas, esperan su bendición o consejo. Ambas son iguales en tamaño y a pesar de que sus vestimentas sean de colores distintos las dos lucen una tonsura que revela su pertenencia a alguna cofradía. Se asemejan entre sí tanto como dos hermanos, aunque su grado de iniciación en el conocimiento de la Ley debe ser distinto, pues, al de la izquierda le cuelga a la espalda un sombrero que, aunque azul, recuerda al capelo de un cardenal. Sin duda, ambos son sacerdotes que dando la espalda al mundo, miran hacia ese otro ser grande, soberano albañil, constructor de puentes entre el cielo y la tierra, esperando una respuesta que les guíe en el camino.

La diferencia de tamaño entre estos personajes y el Sumo Pontífice es realmente notoria. Comparada con aquellos, la corpulencia de éste quizá quiera destacar el hecho de que es una suprema autoridad en su mundo, mientras que aquéllos parecen hechos a la misma medida que un vulgar mortal, un ciudadano común, de a pie. Y si los confrontamos con los arcanos anteriores ocurre también lo mismo. Todas las imágenes que hemos ,1nalizado hasta el momento, incluida la del propio Papa, son enormes en relación a estos diminutos frailes. Pero tal vez esta pequeñez les hace también bastante más humanos, terrenos, cercanos, más próximos aún a cualquiera de nosotros. Porque, ¿son pequeños ellos o grandes los otros? ¿No será que, ante una figura arquetípica, carismática, como la de un mago, una sacerdotisa, una reina, un rey, incluso ante un loco, y por supuesto ante este jefe espiritual, todo humano normal se siente pequeño?

Más allá de este detalle, arriba, desde el cielo del arcano V, el rostro de El Papa se muestra sabio y amable ante estos sacerdotes y ante todo aquél que a su persona, humana y divina a la vez, quiera acudir. Sentado en su trono, entre las dos columnas del Templo, esperará gustoso las demandas de los viajeros que hasta él se acerquen Y se prestará a atender las dudas y peticiones que quieran hacerle. No en vano es el Gran Padre que se casó con la Madre Iglesia para acoger en su seno a todos los hijos y hermanos, a todos los hombres de la gran familia humana. y es también el Abuelo Universal.

Aunque de apariencia masculina, El Papa es más bien andrógino, como en cierto modo lo es también La Papisa, la Abuela Universal. Ambos, casi asexuados, son neutrales mensajeros entre el cielo y la tierra, lo divino y lo humano, entre la ley universal y la que elabora el hombre como fruto de experiencias acumuladas en el pasado. Pero, a diferencia de su antecesora, El Papa no usa ya ningún libro, pues, interpreta las lecciones

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Tarot y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s